¿Qué es el crossplay? ¿Por qué una oportunidad se transformó en polémica?

Responsive image

Hace 20 años la única forma de jugar con nuestros amigos era invitarlos y jugar en un solo dispositivo o conectar varios al famoso LAN. Así comenzaron los llamados “tarreos” o “LanParty”, encuentros de decenas de personas unidas para compartir el videojuego de turno por noches, días o semanas si fuese necesario. Si bien se comenzó a popularizar el juego online a través de servidores dedicados o configurados por algunos jugadores, la conexión LAN ofrecía mucha mayor estabilidad y menos tiempo de respuesta. Debemos recordar que el juego online se daba principalmente en PC, pues no fue hasta la generación de Xbox360 y Playstation 3, que las consolas comenzaron a traer herramientas y una arquitectura diseñada para acceder a contenido online.

Era 2016 cuando Microsoft estaba presentando su nueva plataforma Cross-Network Play, la cual entregaría herramientas a las desarrolladoras para poder juntar a jugadores sin importar desde que dispositivo estuviera jugando. La meta era por fin reunir en una misma partida a Xbox y Windows para posteriormente unir al resto de consolas. El primer título bajo este sistema sería Rocket League, su simplicidad de controles permitía jugar en igualdad de condiciones y la cantidad de jugadores entre las distintas plataformas lo convertiría en un éxito seguro. Han pasado 2 años y aún nos preguntamos ¿Por qué no podemos jugar entre todos?

Responsive image
Rocket League / Psyonix

El Crossplay

El llamado Crossplay o juego cruzado en español, no es más que la capacidad de jugar un mismo título con otras personas sin importar en que consola lo estén reproduciendo. Esta modalidad, que años atrás era impensable, podría revitalizar muchos modos de juegos algo impopulares en los que la comunidad está fragmentada entre consolas. Sin embargo, existen tres grandes “peros”.

El primer “pero”: la jugabilidad.

En 2007 Microsoft se encontraba en una difícil situación, quería desarrollar un gran juego de PC y otro gran juego para Xbox 360, ¿Cuál debía priorizarse? La respuesta fue el Cross-Plataform, un juego lanzado tanto para su consola como para Windows permitiendo compartir las partidas entre todos sus jugadores. El juego escogido fue Shadowrun, un juego de acción en primera persona, pero en cuanto enfrentaron a los jugadores de PC con los de 360 la diferencia era abismal, los periféricos hacían la diferencia, una gran diferencia. El uso de un teclado y un mouse entregaban una precisión mucho mayor que el mando de la consola, lo que causaba que los jugadores en consola eran derrotados una y otra vez.

Responsive image
Shadowrun / FASA Studio

Desde este punto se comenzó a pensar en juegos que utilizaran el Crossplay de modo cooperativo o que la ventaja en los mismos no dependiera netamente de los controles. Un ejemplo claro y reconocible por todos es Hearthstone, un juego de cartas con la temática de Warcraft, que permite enfrentar a jugadores entre Windows, Mac OS, Android e iOS.

El segundo “pero”: la seguridad.

Otro punto importante que se ha considerado ha sido la integridad de las partidas, pues, al entrar al terreno de PC u otras consolas, se multiplican las oportunidades de volver injustos los enfrentamientos. Ya no es solo por los periféricos sino que para PC existe una cantidad mucho mayor de riesgos de seguridad, como hackers o cheaters, personas que aprovechan la enorme cantidad de herramientas disponibles para Windows capaces de cambiar la experiencia de juego a su favor. Al mismo tiempo limita las acciones que puedan tomar las empresas sobre jugadores que perjudiquen las partidas cuando están jugando en otras plataformas, es decir, Microsoft no puede sancionar una conducta inapropiada si la persona que la realizó está usando una Playstation, todo quedaría en manos de la propia desarrolladora del juego.

Responsive image
La integridad del multijugador es vital.

El tercer “pero”: Sony.

En 2016 iniciaron los rumores del crossplay total para Rocket League (PC, PS4 y One), pero finalmente Sony desistió y no permitió el emparejamiento con Xbox. Ya en 2017 Psyonix ofrecía la versión de su popular juego de autos para Nintendo Switch y la historia volvió a repetirse, una vez más existían las partidas que cruzaban a jugadores de las 4 plataformas pero ninguna solamente entre consolas. Días atrás se presentó el crossplay entre Microsoft y Nintendo para Minecraft con un video que mostraba como las dos consolas participaban en un mismo mundo y aunque pareciera que uno de los intereses era excluir a Sony, la realidad es que este último no ha mostrado demasiada preocupación en la materia.

Actualmente la polémica se sitúa entre los jugadores de Fortnite los cuales no pueden migrar sus datos desde Playstation 4 a Nintendo Switch. Como sabemos no existe ninguna limitación a nivel técnica y lo que ocurre es sencillamente una política impuesta por Sony. Se ha inferido que estas decisiones son puramente comerciales, Playstation 4 se ha coronado como la consola más vendida en esta generación con cerca de 80 millones de unidades. Esto le ha otorgado a Sony una ventaja que le ha permitido continuar con su crecimiento. Al ser la consola más vendida posee al mismo tiempo la mayor comunidad de jugadores en consolas, y Sony sabe bien que existe un porcentaje de personas que adquirirá la consola con mayor participación en el mercado, básicamente porque querrán jugar con sus amigos o disfrutar de un multiplayer online más variado y estable. Esto significa que está usando su posicionamiento como barrera en la compra de las demás consolas y no quiere renunciar a esta ventaja liberando completamente su estructura de multijugador.

Lo último que ha sucedido es que Sony se ha pronunciado afirmando que está en sus planes entregar una solución para este conflicto, no es la primera vez que escuchamos esto pero esperemos que por fin hagan un cambio de políticas y no sea solo un movimiento para disuadir a los jugadores y esperar a que simplemente lo olviden.


No olvides darle like a Rampage.cl en Facebook para ver más contenido :)